Inicio > NoticiaNegativa, PrensaExtranejera > Los inversores de Zynga juegan con fuego

Los inversores de Zynga juegan con fuego

octubre 8, 2012

Si Facebook tiene un problema con los móviles, lo de Zynga podría considerarse una auténtica catástrofe.

Gracias a una agresiva campaña de márketing, Zynga consiguió destacar en la industria, pasando a convertirse en el creador de videojuegos de Facebook. La compañía aprovechó su posición de ventaja para promocionar el uso de nuevos videojuegos entre los usuarios y utilizó su dominio en el sector de los juegos de sobremesa para lanzar una opa a finales del año pasado.

Pero, a medida que aumentan los usuarios de Facebook que se conectan desde sus móviles, Zynga va perdiendo competitividad, al encontrarse en un entorno en el que le es mucho más difícil obtener rentabilidad. No es de extrañar, por tanto, que su negocio se deteriore a un ritmo tan rápido.

El pasado jueves, la empresa declaró que los resultados del tercer trimestre estarían por debajo de las expectativas, lo que significa que la rentabilidad hace aguas. La compañía generó unos beneficios “ajustados” antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de 152 millones de dólares (127 millones de euros) en el primer semestre del año. Su evolución hace pensar que en el segundo semestre del año la cifra quedará reducida a niveles mínimos.

Como consecuencia de esta situación, las acciones han perdido casi un 20%. Ahora, a 2,30 dólares la acción, la empresa tiene una capitalización de mercado de aproximadamente 2.000 millones de dólares. Sin embargo, su liquidez no supera los 1.600 millones de dólares y su cuartel general, una propiedad que compró este año y por la que pagó más de 200 millones de dólares, se encuentra en San Francisco.

Además, la empresa pide a gritos una reestructuración, dado que a su consejero delegado, Mark Pincus, parece que se le han agotado las ideas. La principal receta de Zynga para ganar dinero era su franquicia “Ville” de juegos de sobremesa gratuitos en los que los usuarios construían granjas y ciudades. Cuando comenzó la ralentización de FarmVille, Pincus lanzó CastleVille, ChefVille, e incluso FarmVille 2. Sin embargo, ninguna de las nuevas versiones ha tenido éxito.

Por su parte Pincus –que vendió el 15% de su participación a 12 dólares la acción antes del vencimiento del periodo de bloqueo– ha intentado sin éxito hacerse con una posición dominante en los juegos móviles mediante adquisiciones. Zynga compró OMGPOP por 183 millones de dólares en marzo, justo cuando su juego Draw Something, similar al Pictionary, disfrutaba de mayor popularidad. Sólo seis meses después, Zynga ya provisiona 95 millones de dólares por la adquisición.

Zynga cuenta con algunos activos interesantes. El juego de cartas Zynga Poker ha mantenido una considerable base de casi 7 millones de usuarios activos diarios, según AppData. Esa cifra es cerca de cuatro veces mayor que la de Double Down Casino, un portal de apuestas sociales que International Game Technology compró a Double Down Interactive por 500 millones de dólares a principios de este año. Esto ocurrió después de que Caesars Entertainment sacase un juego de apuestas similar, mucho más pequeño también que Zynga Poker.

Pincus espera lanzar juegos de apuestas con dinero real en el extranjero el año que viene, pero no está claro que Zynga disfrute de ventaja sobre las empresas de juego online existentes. Entretanto, la compañía podría empezar a perder dinero conforme se derrumben sus otras franquicias de videojuegos.

Pero los accionistas que esperen un cambio radical en la cúpula de la compañía o una reestructuración de sus activos podrían verse defraudados. Pincus tiene el control del 50,01% de la empresa gracias a que sus acciones le otorgan más derechos de voto.

Los inversores en tecnológicas con este tipo de acciones, como Google, Groupon o Facebook, deberían tomar nota. Cuando llegue la hora de la verdad –y en el sector tecnológico la suerte puede cambiar muy deprisa– es posible que lamenten el día que decidieron ceder el control.
Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal Europe

Más información en www.europe.wsj.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: